Saltar al contenido

Técnicas de Comunicación efectiva en enfermería

¿Cómo es la Comunicación efectiva en enfermería?

La Comunicación efectiva en enfermería es una de las principales herramientas para que los profesionales de la salud establecen confianza con el paciente y sus familias. Dado a que las enfermeras y enfermeros tienen el contacto más directo con los pacientes, es fundamental que la comunicación enfermera-paciente, enfermera – familia sea eficaz.

Los profesionales de la salud pueden utilizar técnicas de comunicación terapéutica probadas que promueven la calidad en los cuidados.

Para la OMS es fundamental mantener una comunicación eficaz, integrada y coordinada.

¿Qué es la comunicación efectiva en enfermería?

La comunicación efectiva en enfermería es un conjunto de técnicas que dan prioridad al bienestar físico, mental y emocional de los pacientes. Las enfermeras proporcionan a los pacientes apoyo e información manteniendo un nivel de distancia profesional y objetividad. Con la comunicación terapéutica, las enfermeras y enfermeros suelen utilizar declaraciones y preguntas abiertas, repetir la información o utilizar el silencio para incitar a los pacientes a resolver los problemas por sí mismos.

¿Cómo mejorar la comunicación efectiva en enfermería?

La principal forma de mejorar la comunicación efectiva en enfermería es la recomendación que nos entrega The Joint Commission Guide to Improving Staff Comunication, la guía de la comunicación conjunta en su segunda edición, establece que, para mejorar la comunicación efectiva debe realizarse un trabajo en equipo. Recopilar, compartir y comprender entre todos, a base de su experiencia conjunta.

El desarrollo de las Técnicas de comunicación efectiva en salud por parte de todo el equipo es la principal forma de mejorar la comunicación efectiva en enfermería.

Técnicas de comunicación efectiva en enfermería

Hay una gran variedad de técnicas de comunicación efectiva en enfermería que los Profesionales pueden incorporar a la práctica.

A continuación, te dejamos las más usadas:

  1. Utilizar el silencio.
  2. Aceptar.
  3. Dar reconocimiento.
  4. Ofrecer tu tiempo.
  5. Dar amplitud de miras.
  6. Escuchar activamente.
  7. Buscar aclaraciones.
  8. Situar el acontecimiento en el tiempo o en la secuencia.
  9. Hacer observaciones.
  10. Fomentar las descripciones de la percepción.
  11. Fomentar las comparaciones.
  12. Resumir.
  13. Reflexionar.
  14. Centrarse en.
  15. Confrontar.
  16. Expresar la duda.
  17. Ofrecer esperanza y humor.

Utilizar el silencio

A veces, es útil no hablar en absoluto. El silencio deliberado puede dar tanto a los enfermeros o enfermeras como a los pacientes la oportunidad de pensar y procesar lo que viene a continuación en la conversación. Puede dar a los pacientes el tiempo y el espacio que necesitan para abordar un nuevo tema. Los profesionales de la salud deben dejar siempre que los pacientes rompan el silencio.

Aceptar

A veces es necesario reconocer lo que dicen los pacientes y afirmar que han sido escuchados. Aceptar no es necesariamente lo mismo que estar de acuerdo; puede ser suficiente con establecer un contacto visual y decir “Sí, lo entiendo”. Los pacientes que sienten que su profesional a cargo los escucha y les toman en serio son más propensos a ser receptivos a los cuidados.

Dar reconocimiento

El reconocimiento reconoce el comportamiento de un paciente y lo destaca sin hacer un cumplido manifiesto. A veces, un cumplido puede interpretarse como algo condescendiente, especialmente cuando se trata de una tarea rutinaria como hacer la cama. Sin embargo, decir algo como “me he dado cuenta de que te has tomado todas las medicinas” llama la atención sobre la acción y la fomenta sin necesidad de hacer un cumplido.

Ofrecer tu tiempo

Las estancias en el hospital pueden ser momentos solitarios y estresantes; cuando las enfermeras ofrecen su tiempo, demuestran que valoran a los pacientes y que alguien está dispuesto a dedicarles tiempo y atención. Ofrecerse a quedarse a comer, a ver un programa de televisión o simplemente a sentarse un rato con los pacientes puede ayudar a mejorar su estado de ánimo.

Dar amplitud de miras

La comunicación terapéutica suele ser más eficaz cuando los pacientes dirigen el flujo de la conversación y deciden de qué hablar. Para ello, dar a los pacientes una apertura amplia como “¿Qué tienes en mente hoy?” o “¿De qué te gustaría hablar?” puede ser una buena forma de dar a los pacientes la oportunidad de hablar de lo que se tiene guardado.

Escuchar activamente

Como se menciona en nuestro artículo 6 Consejos para Mejorar la Comunicación Efectiva Utilizando señales verbales y no verbales, como asentir con la cabeza y decir “ya veo”, los enfermeros y enfermeras pueden animar a los pacientes a seguir hablando. La escucha activa implica mostrar interés por lo que los pacientes tienen que decir, reconocer que se está escuchando y entendiendo, y participar con ellos durante toda la conversación.

Los profesionales de la salud pueden ofrecer pistas generales como “¿Qué pasó después?” para guiar la conversación o impulsarla.

Buscar aclaraciones

Al igual que con la escucha activa, es importante pedir a los pacientes que se aclaren cuando digan algo confuso o ambiguo. Decir algo como “No estoy seguro de entender. ¿Puede explicármelo?” ayuda a las enfermeras y enfermeros a asegurarse de que entienden lo que se está diciendo realmente y puede ayudar a los pacientes a procesar sus ideas más a fondo.

Situar el acontecimiento en el tiempo o en la secuencia

Preguntar cuándo se produjeron ciertos acontecimientos en relación con otros puede ayudar a los pacientes (y a los enfermeros) a tener una idea más clara de la situación general. Obliga a los pacientes a pensar en la secuencia de los acontecimientos y puede hacer que recuerden algo que de otro modo no recordarían.

Hacer observaciones

Las observaciones sobre el aspecto, la conducta o el comportamiento de los pacientes pueden ayudar a llamar la atención sobre aspectos que podrían suponer un problema para ellos. Observar que parecen cansados puede hacer que los pacientes expliquen por qué no han dormido mucho últimamente; hacer una observación de que no han comido mucho puede llevar a descubrir un nuevo síntoma.

Fomentar las descripciones de la percepción

En el caso de los pacientes que experimentan problemas sensoriales o alucinaciones, puede ser útil preguntar sobre ellos de forma alentadora y sin juzgar. Frases como “¿Qué oyes ahora?” o “¿Qué te parece eso?” dan a los pacientes la posibilidad de explicar lo que están percibiendo sin que sus percepciones sean negativas.

Fomentar las comparaciones

A menudo, los pacientes pueden recurrir a la experiencia para hacer frente a los problemas actuales. Al animarlos a hacer comparaciones, los profesionales de la salud pueden ayudar a los pacientes a descubrir soluciones a sus problemas.

Resumir

A menudo es útil que las enfermeras y enfermeros resuman lo que los pacientes han dicho después del hecho. Esto demuestra a los pacientes que profesional estaba escuchando y le permite documentar las conversaciones. Terminar un resumen con una frase como “¿Le parece correcto?” da a los pacientes permiso explícito para hacer correcciones si son necesarias.

Reflexionar

Los pacientes suelen pedir consejo a las enfermeras y enfermeros sobre lo que deben hacer ante problemas concretos o en situaciones específicas. Los profesionales de la salud pueden preguntar a los pacientes lo que creen que deberían hacer, lo que anima a los pacientes a ser responsables de sus propias acciones y les ayuda a encontrar soluciones por sí mismos.

Centrarse en

A veces, durante una conversación, los pacientes mencionan algo especialmente importante. Cuando esto ocurre, los enfermeros y enfermeras pueden centrarse en su afirmación, incitando a los pacientes a seguir hablando de ello. Los pacientes no siempre tienen una perspectiva objetiva de lo que es relevante para su caso; como observadores imparciales, los profesionales de la salud pueden elegir más fácilmente los temas en los que centrarse.

Confrontar

El profesional de la salud sólo debe aplicar esta técnica después de haber establecido la confianza con el paciente. Puede ser vital para el cuidado de los pacientes no estar de acuerdo con ellos, presentarles la realidad o desafiar sus suposiciones. La confrontación, cuando se utiliza correctamente, puede ayudar a los pacientes a romper rutinas destructivas o a comprender el estado de su situación.

Expresar la duda

Expresar la duda puede ser una forma más suave de llamar la atención sobre las ideas y percepciones incorrectas o delirantes de los pacientes. Al expresar la duda, las enfermeras y enfermeros pueden obligar a los pacientes a examinar sus suposiciones.

Ofrecer esperanza y humor

Dado que los hospitales pueden ser lugares estresantes para los pacientes, compartir la esperanza de que puedan perseverar a través de su situación actual y aligerar el estado de ánimo con humor puede ayudar a los profesionales de la salud a establecer una relación rápida con los pacientes. Esta técnica puede mantener a los pacientes en un estado de ánimo más positivo.